Museos Bioculturales

Museo Etnobiológico Latinoamericano, METL[i].

 

Como parte del trabajo etnobiológico y multidisciplinario realizado durante 15 años por un gran número de personas e instituciones, la Sociedad de Investigación y Difusión de la Etnobiología, SIDET, tienen el honor de presentar al público el proyecto “Museo Etnobiológico Latinoamericano, METL”.

Este trabajo comenzó en 2003 por iniciativa del Antr. Fís. Carlos Teutli Solano y el Biól. Rafael Serrano Velázquez cuando empezaron a consolidar la colección etnobiológica del Laboratorio de Paleoetnozoología de la ENAH, con el fin de generar un acervo etnobiológico para poderlo utilizar en distintas exposiciones museográficas con el fin de enseñar y difundir esta área científica en la ENAH y en la UNAM. Como resultado de varios años de trabajo multidisciplinario continuo en tres áreas, la investigación, la didáctica y la difusión de la etnobiología, se han desarrollado y sistematizado 11[1] exposiciones etnobiológicas y una tesis de licenciatura “Exposiciones: complemento didáctico para la enseñanza de la etnobiología” (Serrano-González, 2010).

El proyecto “Museo Etnobiológico Latinoamericano, METL” consta de dos partes, una base de datos de la colección etnobiológica SAVIA y un Museo virtual con acceso al público gratuitamente.

El objetivo principal del proyecto es salvaguardar el Patrimonio Cultural Material, PCM, y el Patrimonio Cultural Inmaterial, PCI, de los pueblos latinoamericanos, principalmente de manera digital, como legado a las futuras generaciones.

Los objetivos particulares son:

  • Sistematización de las diversas expresiones culturales que tenga aspectos etnobiológicos, las cuales sean parte del acervo del PCI de cualquier grupo humano, partiendo de las expresiones materiales las cuales a su vez reflejan y contienen gran parte del PCI de los pueblos latinoamericanos.
  • Preservar y difundir dicho conocimiento.
  • Impulsar colecciones etnobiológicas institucionales o particulares, nacionales o internacionales.
  • Conformar la base de datos etnobiológica latinoamericana para que sirva como plataforma de nuevas investigaciones etnozoológicas, etnobotánicas, etnomicológicas, etnoecológicas, etnográficas, antropológicas, históricas, sicológicas, artísticas, pedagógicas, etc.
  • Sensibilizar a la población en general sobre el valor e importancia del PCI de los pueblos latinoamericanos.

 

[1] Algunas exposiciones se han presentado en los estados de Puebla, Oaxaca, Tampico y Morelos. Mientras que la exposición “La Importancia de los Guajes en México”, fue presentada durante el XI Congreso Internacional de Etnobiología en la ciudad de Cusco, Perú, del 25 al 30 de junio de 2008.

[i] METL del náhuatl, que lengua indígena más hablada en México con más de un millón y medio personas, y significa maguey (Agavaceae), de estas plantas se obtienen diversos productos como son: pencas (hojas) para cocinar (haciendo de estas las veces de recipiente y especia al mismo tiempo) o como instrumento domestico (suelen usarse como platos o vasos), la epidermis de las pencas es usado como contenedor en platillos típicos mexicanos, pulque, aguamiel, tequila, mezcal, las puntas de las pencas como elementos de ornato personal y en época precolombina se usaron para el autosacrificio, ixtle, henequén, de sus pencas también se extrae un gusano comestible y otro de sus raíces, algunos pueblos comen la inflorescencia a la cual llaman “palmitos”, también el “quiote” es usado para la construcción como trabe o incluso como instrumento musical, en alguna localidades las pencas o los “troncos” son usados como combustible, así mismo se utiliza para evitar la erosión de los terrenos y para delimitar territorios.

Todos estos beneficios son producto del gran conocimiento que los pueblos tiene de su entorno, el cual parte de la interacción indivisible humano/ambiente, conocimiento etnobiológico, etnocientífico. Incluso Linneo nombró a estas plantas Agave que en griego significa “admirable” por todas estas “bondades”, pero esta concepción ha estado presente desde épocas precolombinas, al grado de divinizar al metl y tener una diosa “maguey” Mayahuel, inventora del octli (pulque).

Nuestra idea, al igual que la de muchos pueblos originarios, es que todos los pueblos dependemos de la madre tierra, la Pacha Mama, y que si bien cada uno tienen una historia diferente y un camino distinto (como las pencas señalando al sol) tenemos un origen que nos hermana. Al igual que el PCI de cada grupo humano. Nosotros vemos al METL como un gran maguey donde cada penca es una cultura, una expresión, un pueblo, un conocimiento hermanado con los diferentes conocimientos latinoamericanos y enraizado en nuestra tierra, en nuestra Pacha Mama.

Así que desde el nombre y logotipo defendemos el PCI de nuestra América.

 

Tezka Serrano

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *